Uno de nuestros entrenadores en la diáspora con más prestigio, Lluis Pino, ha vivido en carnes propias la alegría de ganar un encuentro sobre la bocina.

Su equipo, Oberwart Gunners, de la máxima división austriaca, arrastraba una mala racha con 3 encuentros consecutivos sin ganar. Y eso que comenzó de manera sensacional la competición doméstica ganando los 2 primeros partidos a UBSC Graz y a Wels, pero tras perder por la mínima (82-81) ante Gmunden, parecieron quedar tocados anímicamente y sucumbieron después ante Arkadia y Kapfenberg. 

Llegaban a la tarde-noche del sábado con un record de 2-3 para enfrentarse a Raiffeisen Panthers, y cuando todo parecía cuesta arriba a falta de 5 segundos al anotar un tiro libre de Wesley Gordon que colocaba el 77-79 a favor de los visitantes, una rápida transición acabó encontrando la inspiración de Benjamin Blazevic, un joven interior austriaco al que le gusta salirse al triple, y sucedió esto: 


Por encima de la canasta sobre la bocina, lo importante era que el equipo de Lluis Pino recuperase la senda de la victoria. Seguro que ahora la inercia cambiará y tocará sumar unas cuantas victorias consecutivas. 

gonzalo-bedia
gonzalo-bedia
Business Partner & NCAA analyst