Tras haberse disputado la mitad de la competición regular

Ya han pasado 2 meses de competición. Los equipos ya están inmersos en los partidos de conferencia una vez hecho el "calentamiento" jugando ante universidades de otras conferencias. Antes de empezar la liga regular el 11 de Noviembre, los grandes analistas daban como máximos favoritos a estar presentes en la próxima Final Four que se celebrará en Phoenix, a Villanova (actual campeón), Kentucky, Kansas y Duke.

Tras estas casi 10 semanas algunas cosas han cambiado, y a día de hoy los rankings dicen cosas diferentes. Para Basketball Player Media (BPM), a día de hoy, los grandes favoritos a estar presentes en la Final a Cuatro son:

BAYLOR BEARS: 

 
 Una de las grandes sensaciones esta temporada. El equipo dirigido por Scott Drew, que recordemos, llegó a un equipo en 2003 defenestrado, inmerso en una de las mayores crisis de las conocidas en NCAA, y además a una universidad sin ningún "nombre" en el mapa baloncestístico colegial. En poco más de 10 años, ha resucitado a la universidad con grandes logros, grandes presencias en las Locuras de Marzo, y estos días vive momentos históricos al ser la primera en la historia vez que los Bears se sitúan en el primer puesto del ranking nacional. Los argumentos del equipo de Waco, en Texas, se cimentan en un bloque liderado por Jonathan Motley, un ala-pivot de tercer año de 2,08m que no ha hecho más que explotar esta temporada, no sólo haciendo unos números tremendos (15,8p 9,4r 2,1a) en un equipo que sigue invicto (15-0), sino que está demostrando tener un perfil muy apto y atractivo para NBA: brazos largos, muy atlético, y con buen repertorio técnico a nivel ofensivo. 

Pero si hay que ser justo con los Bears, e incluso con Motley, el gran causante de esta brillante temporada tiene origen europeo, y es que su base combo, el belga Manu Lecomte (Base/1,81m/Jr), que comenzase periplo colegial en Miami Canes, juega su primera campaña con los de Waco tras permanecer sentado la temporada anterior por las reglas NCAA de transfer. El internacional absoluto con Bélgica es el líder en cancha de los Bears, además de ser el clutch player que siempre aparece cuando más quema el balón en las manos. 

Baylor cuenta sin duda, con el mejor curriculum vitae de todos los equipos NCAA, no sólo por ser uno de los dos únicos conjuntos invictos de la competición, sino porque cuenta en su haber con 4 victorias ante equipos Top25. Espectacular. 

VILLANOVA WILDCATS:

 El actual campeón universitario no se está arrugando y sigue siendo uno de los grandes favoritos a volver a optar al título colegial. Cuenta tan sólo con una derrota (15-1) pero ha sido a domicilio y ante otro gran equipo de la Big East como Butler.

Mucho mérito para los de Jay Wright que ya el año pasado rompieron moldes ganando un título con un equipo que no aportó ningún jugador a la NBA, y esta temporada cuenta con una plantilla más justa al haber perdido a dos de sus pilares, el base Ryan Arcidiacono, y el interior Daniel Ochefu. Sin embargo, ha asumido galones el que probablemente a día de hoy tenga más papeletas a ser elegido Jugador del Año en NCAA, Josh Hart (Escolta/1,98/Sr), líder no sólo a nivel estadístico, sino también a nivel espiritual de los de la universidad ubicada en Philadelphia, ha hecho partidos estratosféricos, con algún triple-doble en su haber, y promediando tras 16 encuentros 19,8p 6,8r 3,7a.

Con él, destacar al héroe de la pasada final universitaria con aquel triple increíble que dio el título a los Wildcats: Kris Jenkins (Alero/1,98m/Sr) y al combo zurdo Jalen Brunson (Combo/1,90m/So)

Lo más destacable de este conjunto, es que en esos momentos de partido cuando la mayoría se pone nervioso, cuando las cosas están apretadas y queda poco tiempo para el final, Villanova sin embargo, es donde más cómodo se siente, y cuando además incrementa sus porcentajes de acierto. De ahí su gran peligro. 

UCLA BRUINS:

 Increíble el impacto de la universidad ubicada en Los Angeles. Una institución que veía de lejos los éxitos cosechados décadas atrás por John Wooden, y que por desgracia, siempre que volvía a ser protagonista en los titulares de algún medio de comunicación, era por algo negativo. 

Sin embargo, la llegada de Steve Alford ha dado otro aire a los Bruins, y en su tercera temporada al frente de UCLA, estamos ante uno de los equipos con más talento de toda la competición, y ante un grupo de debutantes cuya calidad es difícil de igualar. 

Con un record de 16-1, su única derrota llegaba en uno de los duelos más épicos de lo que llevamos de competición, ante unos Oregon Ducks que van de menos a más, y que se decidió con un triple sobre la bocina de Dillon Brooks. 

Sin embargo no hay más que palabras positivas para UCLA, con varios puntales a seguir, comenzando por su base debutante Lonzo Ball, que con 1,96m es el fiel reflejo de un director de juego moderno, repleto de talento, que mira más por que sus compañeros anoten, pero asumiendo responsabilidades cuando el equipo lo requiere. Es lo más parecido que hemos visto a Jason Kidd desde que este se retirase. Además Ball es el primero de una saga para los Bruins, ya que sus dos hermanos menores, en etapa de instituto ahora, también se han comprometido con los Bruins para el futuro.

Otra de las grandes sensaciones de esta UCLA, es su ala-pivot TJ. Leaf (Ala-Pivot/2,08m/Fr) que está sorprendiendo por su gran adaptación y su versatilidad y capacidad defensiva, además de su talento ofensivo. Es el líder en anotación y rebotes de los Bruins hasta el momento (17,4p 9,1r 2,9a) y está llamado a ser un excelso jugador NBA. 

Si a esto sumamos un excelente tirador como el hijo del entrenador, Bryce Alford, y a dos super complementos como Isaac Hamilton y Aaron Holiday, además de Thomas Welsh, nos encontramos ante una super-plantilla que aspira a todo. 

GONZAGA BULLDOGS:

 El gran problema que siempre ha tenido Gonzaga temporadas atrás cuando finalizaba la temporada regular con balances de victorias-derrotas espectaculares (menos de 5 derrotas) es que siempre daba sensación de estar ante un equipo que le faltaba algo. Probablemente consecuencia de pertenecer a una conferencia pequeña en la que sólo le suele hacer sombra St. Mary's y BYU. Eso conlleva a falsos balances, es decir, balances engañosos que se consiguen al jugar durante toda la temporada tan sólo 3-5 partidos competidos. 

Sin embargo, esta temporada no es que haya cambiado mucho la situación al respecto ya que los Zags continúan en la West Coast Conference, pero las sensaciones que dan cuando juegan y cuando uno analiza su plantilla, es que Mark Few ha conseguido por fin un equipo fiable incluso cuando llegue el momento de los partidos a cara o cruz en la Locura de Marzo. 

Liderados por un base de garantías como Nigel Williams-Goss (Base/1,90m/Jr), vive su momento más dulce tras haber comenzado periplo colegial con los Ducks de Oregon. En él se origina el juego de los Bulldogs y suma unos números fantásticos hasta el momento de 15,3p 6,1r 4,8a. En el otro extremo del roster en cuanto a posición en el campo, aparece uno de los pivots más determinantes del país, no por su habilidad con el balón, que en cierto modo la tiene, sino por su elevado IQ y el volumen que ocupa dentro de la zona. Nos referimos al zurdo polaco Przemek Karnoswski (Pivot/2,16m/Sr), que además de ser un seguro cerca del aro con un pequeño repertorio de movimientos muy mecanizados pero muy efectivos, su visión de juego para su altura y puesto destaca y le hacen aún más peligroso. 

En definitiva, probablemente estemos ante la mejor versión de Gonzaga de la última década, y lo más importante, ahora sí da sensación de peligro, de hacer grandes cosas, de ahí que sea uno de los dos equipos que quedan aún invictos en la competición. 


gonzalo-bedia
gonzalo-bedia
Business Partner & NCAA analyst