Pau Gasol es un genio dentro y fuera de las pistas. Una de las cabezas más amuebladas y con un sentido común fuera de lo normal. El mayor de los Gasol vuelve a sorprendernos gratamente con una carta publicada en "The Players Tribune" sobre las entrenadoras femeninas. Desde BPM hemos querido traducirlo al español y versa así: 

CARTA ABIERTA SOBRE LAS ENTRENADORAS FEMENINAS

Quiero hablaros un poquito sobre mis padres. 

Crecí a las afueras de Barcelona, hijo de dos exitosos profesionales. Mi padre era enfermero y mi madre médica. Naturalmente, elegí estudiar ciencia, incluso tras finalizar el instituto cursé un año en la facultad de medicina, antes de que dedicase todo mi tiempo al baloncesto. A veces pienso qué habría ocurrido si hubiese continuado en Medicina y seguido los pasos de mis padres. 

Recuerdo cómo la gente confundía a mi padre como el médico y a mi madre como la enfermera. Ocurría más a menudo de lo que debería, bajo mi punto de vista. Para mi, que mi madre fuese una médica de éxito...era la norma. Y no me malinterpreteis: admiro el duro trabajo de mi padre también. Pero crecí sabiendo que mi madre había pasado por una universidad y un programa más riguroso, y por tanto, era ella la que tenía el trabajo más prominente. No resultaba raro, o enjuiciar en una de las direcciones. Sin más, era la verdad. Y nunca le dimos vueltas al asunto. 

A medida iba creciendo, mis hermanos y yo admirábamos este estándar establecido por nuestros padres. 

Y ahora que soy adulto, y buscando ser padre en un futuro cercano, me doy cuenta aún más de lo afortunado que he sido habiendo sido criado con ese estándar. Un estándar bajo el cual la única pregunta que merece la pena hacer, no es si eres la persona correcta para tu trabajo. En realidad es, cómo de bien "equipado" (formado) estás para tu trabajo. 

En 37 años, puedo honestamente decir que nunca he pensado en mi madre como una médico "mujer".

Para mi, siempre ha sido...un médico. 

Y muy buena también. 

La razón por la que he comenzado hablando de mis padres, es que su historia me hace pensar en la NBA a día de hoy. Especialmente sobre cómo, en 72 años de historia de la liga, no ha habido nunca jamás una entrenadora principal femenina. Incluso de manera más específica, me hace pensar en Becky Jammon: una entrenadora que ha sido el tema central de muchas conversaciones últimamente, y con quien he tenido la oportunidad de jugar para ella en San Antonio. 

Pero si piensas que estoy escribiendo para discutir si Becky está cualificada para ser entrenadora principal en la NBA...estás equivocado. Eso es obvio: primero, fue una jugadora consumada, con una mente de base de élite en cuanto al juego. Y segundo, ha sido una asistente exitosa al lado, probablemente, del más grande entrenador de baloncesto. ¿Qué más necesitas? Pero como dije, no estoy aquí para discutir eso.  Discutir en nombre de la entrenadora Hammon sería condescendiente. Para mi, sería extraño si los equipos NBA no estuviesen interesados en contratarla como entrenadora principal. 

Sin embargo, lo que me gustaría hacer, es tumbar unos cuantos argumentos estúpidos y charlas en contra de la candidatura de Coach Hammon, y exponerlo a la idea más amplia de una entrenadora femenina en NBA, algo que ha estado flotando últimamente. 

El argumento que más he visto es, por cierto, el más fácil de rebatir: es la idea de que, al más absoluto alto nivel de baloncesto, una mujer NO es capaz de entrenar hombres. "Bueno, una mujer está bien entrenando mujeres en universidades o en la WNBA". "Pero en NBA? La NBA es diferente"

Tengo que decir, primero, que si estás dando ese argumento a alguien que haya jugado a cualquier nivel alto de baloncesto, vas a parecer un ignorante. Pero además, tengo una respuesta muy simple para eso: he estado en la NBA durante 17 años. He ganado dos campeonatos, he jugado con algunos de los mejores jugadores de esta generación... y he jugado para dos de las mentes más privilegiadas de la historia de este deporte, como son Phil Jackson y Gregg Popocich. Y te digo: Becky Hammon SABE ENTRENAR. No estoy diciendo que pueda hacerlo muy buen. No estoy diciendo que pueda hacerlo de manera suficiente para salir adelante. No estoy diciendo que pueda entrenar casi al mismo nivel que otros entrenadores masculinos en NBA. Lo que estoy diciendo es que Becky Hammon sabe entrenar baloncesto NBA. Punto. 

Te cuento una breve historia que ilustra mi punto de vista. Este año, durante un entrenamiento hace varios meses, estaba en un ejercicio de pick and roll con Dejounte Murray. Era un ejercicio normal, nosotros dos solos a media cancha; podía bloquear y bien salir al Pop para tirar en suspensión, o podía continuar hacia la linea. Si me abría al Pop, Dejounte podía pasarme con un pase de pecho. Si continuaba hacia al aro (roll), el pase sería picado. Como he dicho, un ejercicio normal que hacemos un millón de veces. 

Pero lo que recuerdo de este ejercicio particular es que, en un momento del mismo, la entrenadora Hammon nos paró en medio del mismo. Los entrenadores Hammon, Borrego y Messina se acercaron, y Becky le dijo a Dejounte: "D. J., tu pase picado? es demasiado bajo. Tienes que hacer que llegue el balón justo donde Pau lo necesita. Hacedlo otra vez" Entonces hablamos más como grupo de cómo necesitaba el balón de un modo más preciso, con un poco más de energía, y entonces tendría mejor oportunidad de finalizar la acción al aro. Dejounte, siendo Dejounte, se las arregló rápido, y pronto empezó la cosa a fluir. Pero algo sobre aquel momento se quedó grabado en mi.  Ese nivel de conocimiento del juego que Becky demostró. Sabes a lo que me refiero. 

Se dio cuenta de un pequeño detalle con el rabillo del ojo, e instantáneamente localizó el problema y la solución. Y no sólo eso, sino que fuimos capaces de comunicarnos de un modo que era precisamente lo que necesitábamos. Es un buen recordatorio. Diría, la importancia de la comunicación entre miembros del equipo, especialmente a nivel NBA. No creo que después de aquello me llegase un pase flojo de ahí a final de temporada. 

Otro de los argumentos que ha estado pululando, incluso más estúpido que el anterior, es que Becky había llegado a su puesto actual porque tenerla entre el cuerpo técnico era bueno para las relaciones públicas de los Spurs. 

¿Qué?

En serio, ¿Qué?

No. Estamos hablando sobre la NBA aquí, un negocio donde hay mucho dinero en juego, y poca paciencia para la mediocridad. Además, estamos hablando de los San Antonio Spurs, uno de las franquicias más exitosas de este siglo: un programa que ha generado a David Robinson, Tim Duncan, Manu Ginobili, Tony Parker, y esos son sólo los incluidos en el Salón de la Fama. Un equipo que ha ganado 50 partidos o más durante 18 temporadas consecutivas y ha ganado 5 campeonatos en los últimos 20 años. 

¿De verdad esperarías que Coach Pop desarrollaría su cuerpo técnico de manera diferente a como lo hace con sus jugadores? Por supuesto que no. 

El único estándar de Pop a la hora de hacer algo es si ayudará al equipo de una sola manera, y os garantizo que eso no es conseguir buenas relaciones públicas. 

Se trata de conseguir victorias. Y conseguir victorias al modo Spur.

Bien, una cosa más. Aunque es demasiado estúpido incluirlo aquí, pero al mismo tiempo, de una forma diferente, creo también que es muy importante. Y afecta a algo de esta liga, de un modo amplio, y sobre lo que llevo pensando mucho últimamente. 

Es la idea de que, si hubiese una entrenadora principal en la NBA, habría algo de "incomodidad en el vestuario"

Quizás te estés riendo mientras lees esto. Y lo entiendo. Es ridículo. Pero creo que merece la pena tomárselo en serio, también, porque qué embarazoso es para nosotros como una liga que esto sea algo que esté en boca de la gente en realidad. 

Primero, por la idea en sí: quiero decir, que por supuesto es un mito. Dadme un descanso. No hay nada que decir al respecto. Los jugadores se visten en ciertas areas, y los entrenadores se visten en ciertas areas también, ¿vale? Y sí, estoy seguro que dentro de ese area de los entrenadores, Becky tiene su espacio privado. Pero lo importante es que, no penséis que los entrenadores hombres comparten espacio con los jugadores mientras se cambian. Eso no ocurre. Así que lo único que puedo decirte que con más de 15 años de experiencia, todo esto es ridículo. En términos de vestuario, y en términos de "entre bambalinas", no hay realmente ninguna diferencia en esta liga entre tener un entrenador masculino o femenino. 

Pero también hay algo más profundo que eso cuando la gente da su propio argumento de un modo que realmente me molesta. Me refiero a la idea de que... mientras vamos avanzando de manera increíble en la sociedad en términos de incrementar nuestros servicios sociales, haciendo esfuerzos hacia ideas relacionadas con diversidad e igualdad, simplemente creando un mundo más inclusivo, pero parece que de algún modo, el deporte debiera ser una excepción. Es esa idea, de que para algunos, los deportes deberían casi ser ese refugio donde está bien ser de mente cerrada, como una burbuja a pesar de demostrar ignorancia. Y que como atletas, si tenemos algún problema sobre cómo están las cosas, deberíamos (como dice el dicho), apegarnos al deporte. 

Entonces, cuando veo estos argumentos, incluso bromas, de que no deberíamos permitir entrenadoras mujeres en la NBA por las situaciones en el vestuario o por lo que sea... supongo que me recuerda que, por mucho progreso que hayamos hecho durante los últimos años, todavía nos queda mucho camino por recorrer. Porque seamos realistas: hay apoyos ahora para incrementar la diversidad de género en los ambientes de trabajo en cada uno de los ámbitos industriales y profesionales en el mundo. Es lo que se espera. Pero más importante, es lo que debe de ser. Y que la NBA pueda hacer caso a esto porque algunos aficionados se apoyan en...es que esto es deporte. 

Espero realmente que no. 

Espero que la NBA nunca se sienta satisfecha con la forma directa de pensar como una liga de deporte. Inculquemos el pensamiento como un tipo de industria. 

La pasada semana, no se si lo habéis visto, pero los Suns contrataron al primer entrenador principal de la historia de la NBA nacido en Europa, Igor Kokōskov. 

Se mire como serie, esto ha sido una gran noticia para la liga. Pero a nivel personal, he de decir: ha sido un momento especial para mi. Han pasado 17 años desde que fui elegido en el Draft, y todavía puedo recordar los comentarios de algunos en aquel momento. Eran: "Oh no, no puedes elegir a un europeo en la elección 3. Es una locura. Quizás después de la primera ronda sí. Este chico tiene talento, pero...para ser Top5? En el Top5 buscas un jugador franquicia. Alguien con instinto asesino, capacidades de liderazgo. Y esos chicos europeos...son unos blandos. No, no puedes elegir a este chico en el puesto 3"

Y por supuesto, me eligieron en el puesto 3. Ahora ves jugadores europeos elegidos en puestos altos del draft todos los años. Ahora es algo normal. Este año, con Luka Dončić, quién sabe, quizás otro número 1 que llega de Europa. 

Y ha ocurrido exactamente lo mismo con los entrenadores. Al principio, ningún equipo de la liga tenía asistentes extranjeros. Pero entonces algunos equipos innovadores comenzaron a hacerlo...y tuvieron éxito. Y entonces veías otros equipos que también lo hacían. Y ahora, Igor es el entrenador principal de los Suns. 

Y no quiero comparar a Igor con Becky, porque no creo que sea exactamente lo mismo. Pero solo creo que es algo maravilloso, ver cómo la NBA comienza a ser un reflejo de un mundo más amplio. Porque es un mundo enorme, verdad? Y creo que en cualquier momento puedes expandir tus horizontes hacia algo nuevo y con significado...eso sólo te puede hacer mejor persona. 

Y también es por eso que me siento tan animado de ver esta liga liderando temas tan importantes. Lo veo cuando vamos de la mano en algo tan urgente como el "Black Lives Matter". Lo veo cuando tipos como DeMar y Kevin hablan y se muestran abiertos sobre el bienestar emocional. Veo cuando Adam Silver, nuestro comisionado, sale a la calle a manifestarse en las marchas del Orgullo Gay (Lesbian, Gay, Bisexual and Transgender-LGBT). Veo cuando los MVPs Stephen y Lebron siguen mostrando al mundo que nadie es suficientemente famoso como para usar su plataforma para defender lo que creen... y por supuesto, veo cuando una franquicia como los Bucks está dispuesta a entrevistar para su puesto vacante de entrenador principal, a un candidato que, hombre o mujer, absolutamente lo merezca. 

Lo veo en todos lados en nuestra liga ahora, y me llena de orgullo. 

Porque para mi, esta liga, es una familia. Y una de las cosas que conlleva la familia es que los integrantes pueden ser los más críticos con los otros. Sois los indicados para decir las cosas como son. Porque al final del día, sabes que todo se reduce a cariño, amor. 

Así que lo que diría a mi familia NBA ahora mismo, lo que pienso es, sigamos con el gran trabajo. Sintámonos orgullosos. 

Pero no nos demos por satisfechos. 

Reconozcamos que una protesta no significa que hayamos resuelto el problema de desigualdad racial en este país. Una manifestación más no significa que estemos haciendo todo lo que podemos por el movimiento Gay. U una entrevista para un puesto de entrenador no significa que hayamos resuelto el problema de la diversidad de género en nuestro lugar de trabajo. 

Una liga más complaciente podría echar un vistazo a estos logros, y estar cómodo diciendo que lo hemos conseguido. Pero la NBA no es una liga complaciente. 

Es una gran liga. 

Y para mi, una gran liga echaría un vistazo a esto y diría que hemos atravesado un largo camino y hemos mostrado un gran crecimiento, pero aún hay más trecho que recorrer, y cosas que hacer. Una gran liga diría, sí, esto es progreso, pero no la linea de meta. 

Espera y verás. Esto es sólo el comienzo. 

Firmado: Pau Gasol. 

gonzalo-bedia
gonzalo-bedia
Business Partner & NCAA analyst